Translate

sábado, 4 de julio de 2015

Razones para apoyar el matrimonio

“El triángulo evidente que conforman el padre, la madre y el hijo, no puede ser destruido; sólo se pueden destruir a las civilizaciones que lo desconocen”. (G. K. Chesterton)

Después de leer algunos artículos de personas que aplauden la decisión de las Cortes Supremas de Justicia de México y Estados Unidos de cambiar el concepto de matrimonio, me queda claro de que a los católicos fieles al Magisterio de la Iglesia nos acusan de no aportar razones suficientes para defender nuestra postura. Estamos convencidos de que la Corte se ha equivocado y ha cometido un error que tendrá consecuencias sociales muy graves en los tiempos venideros. Estas son siete razones que proporciona ‘Enfoque a la Familia’ del equívoco de nuestros magistrados. Me permito traducir libremente y añadir mis comentarios.

1. El matrimonio reúne las dos mitades de la humanidad –femenino y masculino– para formar una familia. El hombre y la mujer no agotan, cada uno, al ser humano. Ambos son las dos mitades de la humanidad completa. Su complemento es natural –espiritualmente, emocionalmente, psicológicamente y físicamente– y el matrimonio une las dos partes de la humanidad para ser ‘una sola carne’, una sola humanidad.

2. El matrimonio, más que un contrato para vivir juntos, es la fórmula que hace que mamá y papá, juntos, críen a los hijos. Los niños que crecen con sus padres biológicos casados –papá y mamá– se desempeñan mejor en muchas áreas de su vida: educación, salud, economía y desarrollo emocional. Muchísima investigación científica lo confirma. El padre y la madre no son intercambiables; nadie puede decir ‘mi ex mamá’ ni ‘mi ex papá’, así como tampoco ‘mi ex hijo’. Los niños tienen derecho a tener ambos.

3. El costo social de jugar con el matrimonio ha sido muy grande. La desconstrucción y el desmantelamiento del matrimonio a través del divorcio exprés y por cualquier motivo, a través de la unión libre y la ausencia de los padres, ha causado un daño enorme a las personas, familias y a la sociedad en general. Hacer experimentos con el matrimonio nunca ha tenido buenas secuelas.

4. El matrimonio es mucho más que sentimientos románticos o beneficios legales: tiene que ver con los hijos. El matrimonio une a un marido y a una mujer, así como también a los hijos. El matrimonio mantiene con el niño a la pareja que lo trajo al mundo. Aunque no todos los matrimonios tienen hijos, cada niño tiene un padre y una madre. El ideal de la sociedad debe ser ofrecer al matrimonio todas las facilidades para asegurar que los niños crezcan con su padre y su madre. ¿Recuerda usted alguna campaña publicitaria para fortalecer el matrimonio y la familia natural?... Yo tampoco.

5. Los niños que viven con su padre y su madre casados, son mucho menos propensos a vivir en la pobreza. El matrimonio es un asunto de justicia social; la mejor manera de eliminar la pobreza es luchar para fortalecer el matrimonio entre un hombre y una mujer. El mismo presidente Barack Obama dijo en su discurso del día del padre en el año 2008: “Conocemos las estadísticas de que los niños que crecen sin uno de sus padres: son cinco veces más propensos a vivir en la pobreza y a cometer delitos; nueve veces más a desertar de las escuelas y 20 veces más a ir a la cárcel”. ¿Quién ganará entonces al destruir el ambiente natural de la familia?

6. Con la redefinición del matrimonio se afectará la libertad, incluyendo la libertad religiosa y la libertad de expresión. Cuando el gobierno cambia una ley, hace todo su esfuerzo por hacerla cumplir. Así que la redefinición del matrimonio traerá una disminución de los derechos de libertad de expresión y de vivir según las propias convicciones religiosas. El gobierno hará todo lo posible para callar a las voces disidentes y hacer que todos aceptemos sus proyectos de ingeniería social.

7. Redefinir el matrimonio impactará todos los aspectos de la vida de la sociedad, incluyendo los mensajes en los medios de comunicación. La televisión, el cine, la radio, la prensa, las caricaturas, revistas y la publicidad promoverán y glorificarán aún más la homosexualidad. A partir de ahora los niños, jóvenes y adolescentes quedarán expuestos a ver mucho más de lo que hasta hoy han visto.