Translate

viernes, 26 de junio de 2015

Cristianos gnósticos


Recibo un tuit de una persona que critica al papa Francisco por su última encíclica ‘Laudato si”. Dice: “Cristo está preocupado por la salvación de las almas, lástima que al papa Francisco le interese el planeta”. Y continúa en un nuevo tuit: “Dios nos dé discernimiento para señalar a los falsos profetas que se interesan más por las cosas del mundo y no las del espíritu”. Si vinieran estos mensajes de un cristiano evangélico o de un musulmán podría comprenderlos, pero viniendo de un cristiano católico me parecen graves. Los mensajes están teñidos de una visión gnóstica del cristianismo, incompatible con nuestra fe católica.

Desde los primeros siglos de la historia de la Iglesia, la gnosis ha sido la gran enemiga del cristianismo. Gnosis significa conocimiento, pero no cualquiera, sino un conocimiento de las cosas de Dios que sólo las entienden algunas personas iniciadas. Los gnósticos enseñan que sus conocimientos secretos vienen desde Adán, quien dejó la gnosis por escrito, y que así ha llegado hasta nuestros días. Otros dicen que en la antigua Mesopotamia bajó una deidad salvífica para traer un conocimiento a la tierra que liberaría a los hombres de la prisión de la carne.

En efecto, los gnósticos creen que este mundo material es malo y que, por el contrario, existe el mundo del espíritu, que es el bueno. Piensan que el cuerpo, por ser materia, es inferior y está corrompido. El alma humana sería, para ellos, una chispa de luz atrapada en el cuerpo malo que sería liberada de la materia a través de la gnosis. Para los gnósticos no existe el pecado, ni se necesita un redentor porque lo importante es liberarse de la materia. En esta visión del mundo, el planeta tierra no es un lugar que deba ser salvado sino un lugar repugnante del que se debe escapar. No hay, por lo tanto, un compromiso por dejar un mundo mejor.

Nuestros hermanos cristianos evangélicos o protestantes también son gnósticos, en el fondo. Martín Lutero les heredó el erróneo principio de que el hombre siempre será pecador, eternamente estará corrompido y Dios no le puede quitar el pecado. El hombre para ellos es podredumbre cubierta por la gracia de Cristo. Por eso les escandaliza que nosotros veneremos a los santos. Los católicos creemos, en cambio, que Cristo con su encarnación, muerte y resurrección, ha venido, no a cubrirnos el pecado sino a quitárnoslo radicalmente y a transformarnos en Dios por participación de su vida divina.

Las críticas a la nueva encíclica del papa Francisco por parte de algunos políticos y grandes compañías trasnacionales, así como de algunos cristianos que dicen que el pontífice no debería de meterse en cuestiones ecológicas ni políticas, sino más bien ocuparse de las cosas espirituales –la salvación de las almas–, tienen un trasfondo gnóstico. Pero esta visión de la vida y del mundo es incompatible con la fe católica. Como cristianos creemos que Dios, en Jesucristo, se encarnó realmente, que no era un fantasma. Dios se hizo materia porque la materia es creación de Dios y, por lo tanto, buena. Vino a salvar al hombre total, alma y cuerpo. Creemos que este mundo es una realidad positiva y que aquí el hombre tiene la responsabilidad de trabajar por un mundo mejor para sus hermanos. Porque es en el escenario de este mundo donde el hombre consigue su salvación eterna.

Si el catolicismo fuera una religión gnóstica, no sería perseguida. Si a lo largo de la historia ha sido la religión más atacada, es justamente por su elevado grado de compromiso por transformar las vidas de los hombres y su entorno social.

3 comentarios:

  1. muy bien padre, lo felicito por sus comentarios, es cierto la gnosis es una religion
    enferma, malvada y llena de mentiras.

    ResponderEliminar
  2. Le agradezco su comentario muy oportuno en estos tiempos que solo se busca criticar a la Iglesia en todo en vez de admirar su gran belleza y dones que Cristo no dejo.
    Dios lo bendiga y la Virgen lo proteja,
    ADELA URIAS

    ResponderEliminar
  3. y tu pequeña, eres de las estrellas la mas importante, por que eres casa y fuiste cuna, no tengas nunca envidia de otras, que si tienen mas luz tu vas delante, en ese amor que envuelve sol y luna.
    Jose Luis Martin Descalzo

    ResponderEliminar