miércoles, 24 de enero de 2018

Trigo y cizaña

Tiempos políticos confusos
En México se acabó la era de los partidos. Hoy lo mismo resulta ser del PAN, del PRI, PRD, MC, PES, Morena, PT o independiente. Las renuncias a los partidos de derechas para integrarse en los de izquierdas, y viceversa; además de las más extrañas alianzas entre los más opuestos partidos políticos, dejan al ciudadano perplejo y confundido. ¿Cómo es que el PAN puede aliarse con su oponente ideológico, el PRD? ¿Cómo Morena, en quién se siente respaldado el colectivo LGBT, puede caminar junto al Partido Encuentro Social que aglutina a cristianos oponentes al aborto y al matrimonio igualitario? Agua y aceite. ¿Cómo alguien se dice inspirado en la Virgen de Guadalupe y en Benito Juárez al mismo tiempo? Esquizofrenia política. Hoy se diluyen no sólo las identidades sexuales sino las políticas. Hace unos años las ideologías políticas estaban claras. Había ideas y programas claros. Cada partido representaba los intereses de las diversas clases y de los sectores sociales. Hoy estamos en tiempos en que la osa quiere pacer con el buey y el leopardo echarse con el cabrito. Y no son los tiempos mesiánicos sino los tiempos en que todos quieren subir a la telaraña del poder, cueste lo que cueste.

Adolescentes embarazadas a la alza
A pesar de las campañas que están realizando los tres niveles de gobierno para disminuir los embarazos de adolescentes, los índices se siguen incrementando. Datos del Sistema Nacional de Información en Salud (Sinais), muestran que 4,694 mujeres entre 10 y 19 años dieron a luz entre enero y octubre de 2017. Esto significa un aumento del 3.3 con respecto al año anterior. Esto quiere decir que los cursos de educación sexual escolar son un fraude, un engaño. Si estos cursos tuvieran por objetivo promover la castidad, entonces sí habría resultados positivos. Promover la ausencia de relaciones sexuales hasta el matrimonio no sólo evitaría los embarazos, sino también enfermedades como el sida y otras de transmisión sexual. Además evitaría que muchos corazones se rompieran emocionalmente. Aprenderían, además, el autocontrol, a forjar el carácter y a tener buenas amistades. La enseñanza de la castidad daría más libertad a los muchachos para elegir mejor a su cónyuge; las energías se canalizarían hacia actividades positivas como el estudio y el deporte; descubrirían los adolescentes al sexo opuesto de manera respetuosa y sana, así como el amor verdadero. El único ‘pero’ es que todo esto desplomaría las ganancias de los laboratorios de anticonceptivos y condones.

Facebook, signo de los tiempos
A 13 años de su existencia, Facebook es la red social más utilizada del mundo: los usuarios sobrepasan los dos mil millones. También FB es propietario de WhatsApp. Se trata de la cuarta empresa más exitosa del mundo en términos económicos. Es un signo de los tiempos. Algo inaudito es que los usuarios son quienes, proporcionando sus datos, aportan el contenido para que FB venda la información a los interesados en acceder a todos esos millones de computadoras, teléfonos celulares y iPads que trabajan afanosamente para la empresa de Mark Zuckerberg, hoy uno de los hombres más ricos de la tierra. Facebook sabe quiénes son sus usuarios, conoce dónde se encuentran y qué les interesa. Ningún gobierno en la historia ha tenido el acceso para vigilar a sus ciudadanos como FB lo ha conseguido para quienes lo utilizan. Pero, ¿hacia dónde quiere la compañía llevar a sus seguidores? Porque ellos no están inactivos ni son imparciales. Además de que hay muchas noticias falsas que corren por esta red, grupos católicos en la pasada Navidad vieron bloqueadas sus campañas de caridad, y en meses anteriores grupos Pro-Vida han visto cerrados sus anuncios publicitarios sin aviso alguno de FB. Queda claro que, en ciertos temas, hay que tener el pensamiento social dominante, o se puede ser expulsado. Quizá lo más grave es que muchos creen que sin FB es imposible vivir y que la vida, sin redes, está vacía.