Translate

jueves, 9 de noviembre de 2017

Trigo y cizaña

Se derrumba el templo
El domingo 5 de noviembre se derrumbó una parte del templo de Nuestra Señora de Guadalupe, parroquia del Valle de Juárez. Gracias a Dios los daños únicamente fueron materiales. Sin embargo no deja de ser un golpe duro para la comunidad y su párroco, el joven sacerdote Lalo Mendoza. Aunque en un principio perder un templo puede ser muy doloroso, creemos que en todo obra el Señor, y que todo concurre para bien de los que lo aman. Si Él lo permitió, tengamos la certeza de que es para crecimiento y santificación de sus hijos. Las cruces grandes y pequeñas que encontramos en el camino transforman nuestros dolores en fuente de bendiciones. Estemos seguros de que la comunidad parroquial que hoy en el Valle llora la pérdida de su recinto sacro, se verá bendecida con virtudes de solidaridad, de generosidad y de comunión con su párroco. “Al ir iban llorando, llevando la semilla; al volver vuelven cantando, trayendo sus gavillas” enseña el salmo. Nuestra cercanía y cariño con ese gran sacerdote que es el padre Lalo.

Una norteamericana en la Misión de Guadalupe
El martes 7 de noviembre estuvo la primera dama de El Paso Texas en nuestra ciudad, la distinguida y encantadora señora Adair Margo. Ella impartió una conferencia en La Custodia de San Pablo, ese restaurante y museo taurino de nuestra ciudad que José Mario Sánchez Soledad abrió como un esfuerzo para ponernos en contacto con nuestras raíces históricas. La señora Margo, estudiosa del arte de nuestra región binacional, hizo su tesis de maestría en la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe. Tanto fue su enamoramiento de nuestra Misión que la llevó como modelo para construir la casa en la que ella y su esposo, el alcalde de El Paso, habitan.

Gente del gobierno municipal, de la UACJ y de la iniciativa privada tuvimos el deleite de escucharla, y así sentirnos un poco avergonzados de no conocer y apreciar el edificio que se convirtió en la piedra angular del desarrollo de Ciudad Juárez y El Paso. Vinieron a mi memoria las palabras del papa Francisco: “Un pueblo sin raíces es un pueblo que no tiene futuro”. Una buena manera de mostrar las raíces católicas de la ciudad a los jóvenes de nuestras parroquias son las visitas guiadas a la Misión de Guadalupe que ellos pudieran hacer como parte de su formación en la pastoral juvenil.

Combate por la educación sexual
Muy activo se ha puesto el Grupo Estatal de Prevención del Embarazo en Adolescentes (GEPEA) en el Estado de Chihuahua. Su estrategia es dar educación sexual en las escuelas del estado y evitar los embarazos con anticonceptivos, lo que lo convierte, tarde o temprano, en un grupo promotor del aborto legal. A pesar del fracaso monumental que ha tenido este tipo de educación para prevenir los embarazos y las enfermedades, el GEPEA y otros muchos grupos insisten en mantener a los jóvenes y niños en un triángulo perverso: en las escuelas reciben educación sexual hedonista, lo que los lleva a una vida sexual activa, la cual conduce al uso de anticonceptivos, a más promiscuidad, más embarazos, más enfermedades de transmisión sexual y al aborto. Cuando esto ocurre, las ONG’s concluyen que algo ha fallado y que, por lo tanto, necesitan impartir más educación sexual. Así se cierra el triángulo diabólico que mantiene a nuestra juventud prisionera de sus instintos.

Los programas verdaderamente efectivos para prevenir embarazos son los que educan a los niños y jóvenes en el respeto al cuerpo, en el pudor, en la conciencia de la dignidad de la persona y en la abstinencia sexual hasta el matrimonio. Por eso muchas ONG’s harán lo imposible por impedir que estos programas, que aunque no son religiosos y están basados en hechos científicos, se impartan en las escuelas públicas de Chihuahua.